Amo Ergo Sum

sitio web dedicado a la meditación de los misterios del Rosario

Contacto
descargan

vive jésus

sitio web en francés site web en français
Sitio web en inglés web site in english
sitio web en chino 网站中文
sitio web en ruso сайт на русском языке
sitio web en árabe الموقع باللغة العربية
sitio web en francés site web en français
Sitio web en inglés web site in english
sitio web en chino 网站中文
sitio web en ruso сайт на русском языке
sitio web en árabe الموقع باللغة العربية

1) La Oración de Nuestro Señor en el Huerto.

Santo Rosario misterios dolorosos

2) La Flagelación del Señor

3) La Coronación de espinas

4) Jesús con la Cruz

5) La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor

1) La Oración de Nuestro Señor en el Huerto.

vive jésus

SANTA BIBLIA Nueva Versión Internacional PDF

Antiguo Testamento pdf Nuevo Testamento pdf

SANTA BIBLIA (NVI) PDF

Antiguo Testamento pdf Nuevo Testamento pdf

vive marie

Santo Rosario misterios dolorosos textos

Santo Rosario misterios dolorosos textos pdf

1. La Oración de Nuestro Señor en el Huerto
textos de meditación


« Padre nuestro,... »


36 Luego fue Jesús con sus discípulos a un lugar llamado Getsemaní, y les dijo: «Siéntense aquí mientras voy más allá a orar». 37 Se llevó a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, y comenzó a sentirse triste y angustiado. 38 «Es tal la angustia que me invade, que me siento morir —les dijo—. Quédense aquí y manténganse despiertos conmigo».

AVE MARÍA …

Mateo 26/ 36-38

35 Yendo un poco más allá, se postró en tierra y empezó a orar que, de ser posible, no tuviera él que pasar por aquella hora. 36 Decía: «Abba, Padre, todo es posible para ti. No me hagas beber este trago amargo, pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tú».

AVE MARÍA …

Marcos 14/35-36

37 Luego volvió a sus discípulos y los encontró dormidos. «Simón —le dijo a Pedro—, ¿estás dormido? ¿No pudiste mantenerte despierto ni una hora? 38 Vigilen y oren para que no caigan en tentación. El espíritu está dispuesto, pero el cuerpo es débil».

AVE MARÍA …

Marcos 14/37-38

42 Por segunda vez se retiró y oró: «Padre mío, si no es posible evitar que yo beba este trago amargo, hágase tu voluntad». 40 Cuando volvió, los encontró dormidos otra vez, porque se les cerraban los ojos de sueño. No sabían qué decirle.

AVE MARÍA …

Mateo 26/42 Marco 14/40

41 Entonces se separó de ellos a una buena distancia, se arrodilló y empezó a orar: 42 «Padre, si quieres, no me hagas beber este trago amargo; pero no se cumpla mi voluntad, sino la tuya».

AVE MARÍA …

Lucas 22/41-42

43 Entonces se le apareció un ángel del cielo para fortalecerlo. 44 Pero, como estaba angustiado, se puso a orar con más fervor, y su sudor era como gotas de sangre que caían a tierra.

AVE MARÍA …

Lucas 22/43-44

41 Al volver por tercera vez, les dijo: «¿Siguen durmiendo y descansando? ¡Se acabó! Ha llegado la hora. Miren, el Hijo del hombre va a ser entregado en manos de pecadores. 42 ¡Levántense! ¡Vámonos! ¡Ahí viene el que me traiciona!»

AVE MARÍA …

Marcos 14/41-42

47 Todavía estaba hablando Jesús cuando se apareció una turba, y al frente iba uno de los doce, el que se llamaba Judas. Este se acercó a Jesús para besarlo, 48 pero Jesús le preguntó: ―Judas, ¿con un beso traicionas al Hijo del hombre?

AVE MARÍA …

Lucas 22/47-48

Entonces los hombres se acercaron y prendieron a Jesús. 51 En eso, uno de los que estaban con él extendió la mano, sacó la espada e hirió al siervo del sumo sacerdote, cortándole una oreja. 52 ―Guarda tu espada —le dijo Jesús—, porque los que a hierro matan, a hierro mueren.

AVE MARÍA …

Mateo 26/50-52

55 Y de inmediato dijo a la turba: ―¿Acaso soy un bandido, para que vengan contra mí con espadas y palos? 53 Todos los días estaba con ustedes en el templo, y no se atrevieron a ponerme las manos encima. Pero ya ha llegado la hora de ustedes, cuando reinan las tinieblas. Entonces todos los discípulos lo abandonaron y huyeron.

AVE MARÍA …

Lucas 22/53Mateo 26/55-56


Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,  y por los siglos de los siglos.
Amén.