Amo Ergo Sum

sitio web dedicado a la meditación de los misterios del Rosario

Contacto
descargan

vive jésus

sitio web en francés site web en français
Sitio web en inglés web site in english
sitio web en chino 网站中文
sitio web en ruso сайт на русском языке
sitio web en árabe الموقع باللغة العربية
sitio web en francés site web en français
Sitio web en inglés web site in english
sitio web en chino 网站中文
sitio web en ruso сайт на русском языке
sitio web en árabe الموقع باللغة العربية

5) La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor

Santo Rosario misterios dolorosos

1) La Oración en el Huerto

2) La Flagelación del Señor

3) La Coronación de espinas

4) Jesús con la Cruz

5) La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor

vive jésus

SANTA BIBLIA Nueva Versión Internacional PDF

Antiguo Testamento pdf Nuevo Testamento pdf

SANTA BIBLIA (NVI) PDF

Antiguo Testamento pdf Nuevo Testamento pdf

vive marie

Santo Rosario misterios dolorosos textos

Santo Rosario misterios dolorosos textos pdf

5. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor.
textos de meditación


« Padre nuestro,... »


23 Le ofrecieron vino mezclado con mirra, pero no lo tomó. 24 Y lo crucificaron. Repartieron su ropa, echando suertes para ver qué le tocaría a cada uno. 25 Eran las nueve de la mañana cuando lo crucificaron. 27 Con él crucificaron a dos bandidos, uno a su derecha y otro a su izquierda. 34 Padre —dijo Jesús—, perdónalos, porque no saben lo que hacen.

AVE MARÍA …

Marcos 15/23-27 Lucas 23/34

29 Los que pasaban meneaban la cabeza y blasfemaban contra él. ―¡Eh! Tú que destruyes el templo y en tres días lo reconstruyes —decían—, 30 ¡baja de la cruz y sálvate a ti mismo! 31 De la misma manera se burlaban de él los jefes de los sacerdotes junto con los maestros de la ley.―Salvó a otros —decían—, ¡pero no puede salvarse a sí mismo! 32 También lo insultaban los que estaban crucificados con él.

AVE MARÍA …

Marcos 15/29-32

39 Uno de los criminales allí colgados empezó a insultarlo:―¿No eres tú el Cristo? ¡Sálvate a ti mismo y a nosotros! 40 Pero el otro criminal lo reprendió:― ¿Ni siquiera temor de Dios tienes, aunque sufres la misma condena?

AVE MARÍA …

Lucas 23/39-40

41 En nuestro caso, el castigo es justo, pues sufrimos lo que merecen nuestros delitos; este, en cambio, no ha hecho nada malo. 42 Luego dijo:―Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. 43 ―Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso —le contestó Jesús.

AVE MARÍA …

Lucas 23/41-43

25 Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, y María Magdalena. 26 Cuando Jesús vio a su madre, y a su lado al discípulo a quien él amaba, dijo a su madre: ―Mujer, ahí tienes a tu hijo.27 Luego dijo al discípulo:―Ahí tienes a tu madre. Y desde aquel momento ese discípulo la recibió en su casa.

AVE MARÍA …

Juan 19/25-27

33 Desde el mediodía y hasta la media tarde quedó toda la tierra en oscuridad. 34 A las tres de la tarde Jesús gritó a voz en cuello: ―Eloi, Eloi, ¿lama sabactani? (que significa: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”).

AVE MARÍA …

Marcos 15/33-34

28 Después de esto, como Jesús sabía que ya todo había terminado, y para que se cumpliera la Escritura, dijo: Tengo sed.

AVE MARÍA …

Juan 19/28

29 Había allí una vasija llena de vinagre; así que empaparon una esponja en el vinagre, la pusieron en una caña y se la acercaron a la boca. 30 Al probar Jesús el vinagre, dijo: ―Todo se ha cumplido. Luego inclinó la cabeza y entregó el espíritu.

AVE MARÍA …

Juan 19/29-30

45 pues el sol se ocultó. Y la cortina del santuario del templo se rasgó en dos. 46 Entonces Jesús exclamó con fuerza: ―¡Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu! Y al decir esto, expiró. 39 Y el centurión, que estaba frente a Jesús, al oír el grito y ver cómo murió, dijo: ―¡Verdaderamente este hombre era el Hijo de Dios!

AVE MARÍA …

Luc 23/45-46 Marcos 15/39

32 Fueron entonces los soldados y le quebraron las piernas al primer hombre que había sido crucificado con Jesús, y luego al otro. 33 Pero, cuando se acercaron a Jesús y vieron que ya estaba muerto, no le quebraron las piernas, 34 sino que uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante le brotó sangre y agua. 35 El que lo vio ha dado testimonio de ello, y su testimonio es verídico. Él sabe que dice la verdad, para que también ustedes crean.

AVE MARÍA …

Juan 19/32-35


Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,  y por los siglos de los siglos.
Amén.