Amo Ergo Sum

sitio web dedicado a la meditación de los misterios del Rosario

Contacto
descargan

vive jésus

sitio web en francés site web en français
Sitio web en inglés web site in english
sitio web en chino 网站中文
sitio web en ruso сайт на русском языке
sitio web en árabe الموقع باللغة العربية
sitio web en francés site web en français
Sitio web en inglés web site in english
sitio web en chino 网站中文
sitio web en ruso сайт на русском языке
sitio web en árabe الموقع باللغة العربية

4. La Transfiguración.

Santo Rosario misterios Luminosos

1) Bautismo en el Jordána

2) las bodas de Caná

3) Anuncio del Reino de Dios

4) La Transfiguración

5) Institución de la Eucaristía

vive jésus

SANTA BIBLIA Nueva Versión Internacional PDF

Antiguo Testamento pdf Nuevo Testamento pdf

SANTA BIBLIA (NVI) PDF

Antiguo Testamento pdf Nuevo Testamento pdf

vive marie

Santo Rosario misterios Luminosos textos

Santo Rosario misterios luminosos textos pdf

4. La Transfiguración.
textos de meditación


9 El que me ha visto a mí, ha visto al Padre. 10 Las palabras que yo les comunico, no las hablo como cosa mía, sino que es el Padre, que está en mí, el que realiza sus obras. 11 Créanme cuando les digo que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí;

Juan 14


« Padre nuestro,... »


20 Los fariseos le preguntaron a Jesús cuándo iba a venir el reino de Dios, y él les respondió:—La venida del reino de Dios no se puede someter a cálculos. 21 No van a decir: “¡Mírenlo acá! ¡Mírenlo allá!” Dense cuenta de que el reino de Dios está entre ustedes. 20 Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

AVE MARÍA …

Lucas 17, Mateo 18

13 Cuando llegó a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: —¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre? Le respondieron:14 —Unos dicen que es Juan el Bautista, otros que Elías, y otros que Jeremías o uno de los profetas. 15 —Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?

AVE MARÍA …

Mateo 16

16 —Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente —afirmó Simón Pedro. 17 —Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás —le dijo Jesús—, porque eso no te lo reveló ningún mortal, sino mi Padre que está en el cielo. 18 Yo te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia, y las puertas del reino de la muerte no prevalecerán contra ella. 19 Te daré las llaves del reino de los cielos;

AVE MARÍA …

Mateo 16

20 Luego les ordenó a sus discípulos que no dijeran a nadie que él era el Cristo. 21 Desde entonces comenzó Jesús a advertir a sus discípulos que tenía que ir a Jerusalén y sufrir muchas cosas a manos de los ancianos, de los jefes de los sacerdotes y de los maestros de la ley, y que era necesario que lo mataran y que al tercer día resucitara. 22 Pedro lo llevó aparte y comenzó a reprenderlo:—¡De ninguna manera, Señor! ¡Esto no te sucederá jamás!

AVE MARÍA …

Mateo 16

23 Jesús se volvió y le dijo a Pedro: —¡Aléjate de mí, Satanás! Quieres hacerme tropezar; no piensas en las cosas de Dios sino en las de los hombres. 24 Luego dijo Jesús a sus discípulos:—Si alguien quiere ser mi discípulo, tiene que negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguirme. 25 Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa, la encontrará.

AVE MARÍA …

Mateo 16

27 Además, les aseguro que algunos de los aquí presentes no sufrirán la muerte sin antes haber visto el reino de Dios. 28 Unos ocho días después de decir esto, Jesús, acompañado de Pedro, Juan y Jacobo, subió a una montaña a orar.

AVE MARÍA …

Lucas 9

29 Mientras oraba, su rostro se transformó, y su ropa se tornó blanca y radiante. 30 Y aparecieron dos personajes —Moisés y Elías— que conversaban con Jesús. 31 Tenían un aspecto glorioso, y hablaban de la partida de Jesús, que él estaba por llevar a cabo en Jerusalén.

AVE MARÍA …

Lucas 9

32 Pedro y sus compañeros estaban rendidos de sueño, pero cuando se despabilaron, vieron su gloria y a los dos personajes que estaban con él. 5 Pedro le dijo a Jesús: —Rabí, ¡qué bien que estemos aquí! Podemos levantar tres albergues: uno para ti, otro para Moisés y otro para Elías. 6 No sabía qué decir, porque todos estaban asustados.

AVE MARÍA …

Lucas 9 Marcos 9

7 Entonces apareció una nube que los envolvió, de la cual salió una voz que dijo: «Éste es mi Hijo amado. ¡Escúchenlo!» 8 De repente, cuando miraron a su alrededor, ya no vieron a nadie más que a Jesús.

AVE MARÍA …

Marcos 9

9 Mientras bajaban de la montaña, Jesús les ordenó que no contaran a nadie lo que habían visto hasta que el Hijo del hombre se levantara de entre los muertos. 31 porque estaba instruyendo a sus discípulos. Les decía: «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres. Lo matarán, y a los tres días de muerto resucitará.» 32 Pero ellos no entendían lo que quería decir con esto, y no se atrevían a preguntárselo.

AVE MARÍA …

Marcos 9


Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,  y por los siglos de los siglos.
Amén.